CALIDAD Y EFECTIVIDAD DE LOS SERVICIOS DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS RESPONSABLES DE LA ATENCIÓN, PERSECUCIÓN Y SANCIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES EN BOLIVIA

 

 

A más de cuatro años de la aplicación de la “Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia” (Ley N°348), podemos advertir que aún no contamos con personal suficiente, especializado y sensibilizado, infraestructuras adecuadas, presupuesto necesario para programas de prevención y servicios de atención de casos de violencia contra las mujeres, como lo establece la norma.

Por todo ello, desde el año 2014 varias organizaciones e instituciones unen esfuerzos para conformar la Alianza Libres sin Violencia (ALSV), plataforma que centra sus acciones en 30 municipios del país en los que realizan diversas acciones de seguimiento, vigilancia y exigibilidad para el cumplimiento efectivo de la Ley N° 348 y el acceso a una justicia efectiva y reparadora para las mujeres. La ALSV ha priorizado las siguientes instituciones públicas a objeto del seguimiento y acompañamiento:

  • Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV)
  • Ministerio Público a través de las Fiscalías Especializadas en víctimas de atención prioritaria (FEVAP)
  • Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF)
  • Órgano Judicial

La Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer de 1993 y posteriores instrumentos internacionales, adoptaron el concepto de la debida diligencia en relación con la violencia sexista, como criterio para evaluar si un Estado ha cumplido o no con sus obligaciones. En este sentido cada Estado debe adoptar medidas para erradicar la violencia y proteger a la mujer, sancionar a los agresores e indemnizar a las víctimas de violencia.

Es así que una de las principales tareas que realiza la ALSV junto con su Red de Abogadas Litigantes, conformada el año 2015, es el trabajo de monitoreo y seguimiento de casos atendidos en instancias policiales, fiscales y judiciales a través de la aplicación de formularios de percepción a usuarias de los servicios de atención en los 30 municipios priorizados, todo ello bajo los estándares de la debida diligencia.  A partir de este trabajo, se elabora cada año el “Informe del cumplimiento del estándar de la debida diligencia en la atención a mujeres en situación de violencia”. Los resultados periódicos de estos informes, han permitido obtener datos cuali-cuantitativos comparativos, que dan cuenta de los principales obstáculos y limitaciones de los servicios y que no hacen más que reflejar el estado de acceso a justicia que tienen las mujeres en situación de violencia en el país.

Por otra parte, también se realiza la  identificación de casos emblemáticos y estudio de casos que permiten observar la ruta crítica que siguen las mujeres que acuden a los diferentes servicios en búsqueda de justicia, de esta manera se recaban elementos que reflejan el estado real al momento de la  aplicación del procedimiento, el cumplimiento de plazos procesales, la valoración de la prueba, la cadena de custodia y otros elementos que revelan la vulneración de derechos humanos que son cometidos por las autoridades judiciales y fiscales al momento de la tramitación e investigación del delito de violencia, todo ello muchas veces por el desconocimiento de la propia norma y procedimientos de dichas instancias.

Asimismo, la Alianza Libres Sin Violencia a través de sus organizaciones aliadas desarrollan acciones de incidencia, movilización y control social a objeto de identificar los principales obstáculos que se presentan en la atención de casos de violencia y cuán efectiva es la respuesta de los principales servicios de acuerdo a sus competencias asignadas por ley y demás normativas establecidas a favor de la lucha contra la violencia a nivel municipal y departamental.

Durante este año, las acciones de movilización y control se enfocaron en desarrollar mesas interinstitucionales y otras acciones de seguimiento a tres principios priorizados de la debida diligencia, estos son: i) Auxilio, seguimiento y efectividad de las medidas de protección para evitar nuevos hechos de violencia; ii) Información clara, veraz y oportuna; y iii) Trato Digno y No Revictimización; de esta manera, se pudieron identificar e implementar de manera conjunta algunas medidas que permitieron mejorar la respuesta en la atención a mujeres que acudieron a estos servicios.

Una de las medidas que se pudo concretar este año, fue una alianza establecida con la Dirección Nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia “Genovena Rios” – FELCV, con la finalidad de desarrollar e implementar de manera conjunta tres instrumentos importantes, uno de ellos el Formulario de Valoración de Riesgo. Este instrumento es fundamental para poder prevenir posibles hechos de feminicidio, y gracias al trabajo coordinado entre las organizaciones integrantes de la Alianza Libres Sin Violencia y las Direcciones Departamentales de la FELCV, este y otros instrumentos que se detallan más adelante fueron implementados en los 30 municipios del país bajo distintas modalidades. Pero sobre todo, ponderar que este formulario ha sido reconocido como un instrumento que sirve de base para que los/as fiscales puedan emitir las medidas de protección correspondiente.

Finalmente resaltar que la Alianza Libres Sin Violencia basa sus acciones en la convicción de que, para lograr un acceso real de las mujeres a una justicia efectiva en caso de violencia, es necesario tener conocimiento empírico de la magnitud de este problema y de cómo se lo percibe desde la sociedad civil, tanto por quienes han sido víctimas como por quienes no lo han sido. De esta manera, anualmente genera diferentes estudios e investigaciones complementarias que permiten dar cuenta del estado de situación del acceso a la justicia en Bolivia, enfatizando el acceso que tienen las mujeres en situación de violencia.

Uno de los principales estudios que se realizó el 2017, fue la “Segunda Encuesta Nacional de Percepciones sobre la Situación de Violencia contra las Mujeres en Bolivia”. Este es uno de los instrumentos diseñados para profundizar el conocimiento sobre la violencia contra las mujeres en Bolivia, tomando en cuenta a todos los sectores de la sociedad civil para fortalecer las acciones de incidencia en la lucha contra ésta y en la búsqueda de soluciones efectivas para reducir la incidencia de violencia.

La Alianza Libres sin Violencia, a través del trabajo que viene realizando quiere visibilizar la realidad de la justicia en casos de violencia contra las mujeres, esto para que las autoridades y tomadores de decisión, puedan adoptar las medidas necesarias para mejorar la atención de casos y que las víctimas sientan que realmente están protegidas por el sistema jurídico boliviano. Y así también, para que la sociedad civil cuente con insumos que les permita fortalecer sus acciones de incidencia y articulación a nivel local.

De esta manera, el presente documento recoge los principales avances logrados en la gestión 2017. Para ello se han revisado detalladamente todos los estudios e investigaciones generadas, rescatando los principales resultados que dan cuenta del estado de situación y percepción que tiene la población respecto al funcionamiento de los principales servicios, y de aquellos valores, creencias y percepciones que aún permean en los/a ciudadanos/as y reproducen y mantienen el sistema machista patriarcal que naturaliza y justicia la violencia contra las mujeres.

Para mayor profundidad de todos los estudios y del trabajo que se ha desarrollado esta gestión, se invita visitar la página web, en la cual podrán acceder a todos los informes completos en: www.alianzalibressinviolencia.org

Finalmente, la Alianza Libres Sin Violencia en el marco de la elaboración de este informe 2017, quiere expresar todo su agradecimiento a todas las instituciones integrantes de la Alianza, a las organizaciones de la sociedad civil, instituciones públicas, organizaciones no gubernamentales, representantes de los principales servicios de atención y autoridades locales, que durante este año han permitido y facilitado el desarrollo del trabajo. Y a la espera que el siguiente año se sigan fortaleciendo las acciones de coordinación y trabajo que coadyuven a luchar y erradicar la violencia contra las mujeres en nuestro país.